La evolución de la pandemia del coronavirus en España y en Europa está obligando a las distintas Administraciones a aumentar sus medidas para intentar frenar el nivel de contagio, entre ellas, algunas que podrían afectar al transporte por carretera, tanto de viajeros como de mercancías, aunque, en general, la movilidad está permitida por motivos laborales y para asegurar los servicios esenciales.