El Ministerio del Interior, con el apoyo del Ministerio de Fomento, acaba de adoptar una medida que supone muchas facilidades para todas aquellas empresas que quieran transformar su flota de vehículos de mercancías Diesel a eléctricos. Ahora, se podrán conducir los vehículos de entre 3,5 y 4,25 toneladas con motor eléctrico con el carnet B.
La Asociación Española de Couriers Internacionales –AECI– solicitó en su día la exención del requisito del permiso de circulación C para los vehículos de transporte con motor eléctrico. Una petición que venía provocada por lo inviable de convertir las actuales flotas Diesel a este tipo de motor, ya que el peso que implica un tren motriz eléctrico provoca que los vehículos de carga superen fácilmente la tara de los 3.500 kilogramos.
Según ha informado el subdirector general de Operaciones y Movilidad de la Dirección General de Tráfico Jaime-Alberto Moreno, el Ministerio del Interior, con apoyo del Ministerio de Fomento, adoptó esta medida impulsada por la AECI en el marco del Acuerdo de París y de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. El objetivo, como cabe esperar, es la reducción de las emisiones de gases directos de efecto invernadero en las grandes ciudades, donde el transporte de mercancías tiene un papel fundamental.
La DGT ha concluido que para aplicar la nueva norma no era necesario solicitarlo a la Comisión de la Unión Europea, pues bastaba con una instrucción de interpretación de la Directiva Comunitaria, por la que la AECI prevé que la medida entrará en vigor a comienzos de 2018.